content top

REFLEXÕES SOBRE DEMOCRACIAS EMERGENTES

O Sociólogo Angel Calle Collado, do Instituto de Sociologia e Estudios Campesinos da Universidade de Córdoba, faz uma chamada poética sobre rebeldia e democracias emergentes. Vale a pena saber mais em:

http://www.deseosenelinsomnio.com/?p=493

Sobre rebeldías en Brasil y en el mundo: ¿asistimos al fin de un viejo ciclo político? ¿es insurgente lo nuevo? ¿qué papel tienen espacios como el llamado Black Block?

Aquí va un artículo recién publicado en Desinformémonos, revista mexicana sobre movimientos “desde abajo”

http://desinformemonos.org/2013/11/brasil-de-los-jovenes-iracundos-a-los-nuevos-rebeldes/

Ángel Calle Collado

Instituto de Sociología y Estudios Campesinos

Campus de Rabanales – Universidade de Córdoba

Veja mais...

Marcha de indignados en Sevilla el 15-O

En la jornada del 15-O, ha tenido lugar una marcha social en Sevilla, convocada por las organizaciones, 15-M, asambleas de barrio, y sindicatos de clase obrera como CGT, SAT y otras organizaciones sociales, conjuntamente con otras marchas de indignados, convocadas a nivel nacional y mundial. Esta marcha viene a demostrar una vez más, el descontento que todos los ciudadanos/as, independientemente del pensamiento político, tienen ante los recortes sociales y las políticas económicas, que el gobierno está llevando a cabo. Las columnas de ciudadanos/as, junto con trabajadores/as de distintos sectores, han confluido en la simbólica Plaza de España, donde se encuentra la Delegación Provincial De Trabajo, partiendo, desde diferentes distritos de la ciudad de Sevilla como El Cerro – Amate, Macarena, Triana – Los Remedios y Heliópolis, por mencionar algunos. También han marchado columnas, desde Montequinto, Aljarafe y demás poblaciones de la provincia de Sevilla.

Veja mais...

¿Es el 15 M un fenómeno “nuevo”?

El 15 M supone una sedimentación de prácticas y discursos que, en nuestro país, podemos rastrear desde finales de los 90: las protestas desobedientes en tiempo de elecciones como en la consulta deuda del 2000 o el 13 de marzo de 2004; toda la crítica a la llamada globalización desde cumbres alternativas y foros sociales; el reclaim the streets convertido en toma la plaza; dinámicas de lucha social en clave de barrios que se revitalizan; o las más recientes convocatorias sistemáticas de protestas sobre temas concretos (V de Vivienda, Malestar, Juventud sin Futuro, frente al Plan Bolonia, etc.), base primera de la manifestación que se lanzara desde Democracia Real Ya.

Como sus predecesores, el 15 M mantiene y saca lustre a la “hipersensibilidad frente al poder”, propio de los Nuevos Movimientos Globales que se leen en la democracia radical como sustrato (horizontalidad, deliberación) y opción de crítica (democracias desde abajo). Las nuevas formas de protesta y movilización comparten en gran medida el lema zapatista de “los rebeldes se buscan”. Al afirmar rebeldía se afirma, elemento común a los Nuevos Movimientos Globales como el 15 M, que se aparcan debates dialécticos, en un intento de trascenderlos no de obviarlos, como el de reforma o revolución, vanguardia o masas, presente o futuro para afirmarse en dinámicas de encuentro, de antagonismos que contemplan operar fuera y operar dentro de los sistemas sociales criticados. Este y sinérgico es muy importante. Porque en la izquierda más clásica (marxismos y anarquismos), así como en los movimientos de la diversidad y la autonomía de los 70 (ecologismo, pacifismo, feminismo, okupación), el o era central y creaba disyuntivas: o eras de un bando o de otro, o afirmabas esta utopía y estas herramientas “revolucionarias” o afirmabas otras, o estabas o no estabas, etc. Y además, el añadido “se buscan” ha invitado a rebajar tensiones e incluso rencillas de viejos espacios, así como a reaprender códigos políticos y vitales. La idea de proceso está en el sustrato y el horizonte. Las construcciones son lentas pero, como dicen también en Chiapas, “porque vamos lejos”.

Veja mais...

El 15-M: Trabajo y Sindicalismo

El 15 M supone una sedimentación de prácticas y discursos que, en nuestro país, podemos rastrear desde finales de los 90: las protestas desobedientes en tiempo de elecciones como en la consulta deuda del 2000 o el 13 de marzo de 2004; toda la crítica a la llamada globalización desde cumbres alternativas y foros sociales; el reclaim the streets convertido en toma la plaza; dinámicas de lucha social en clave de barrios que se revitalizan; o las más recientes convocatorias sistemáticas de protestas sobre temas concretos (V de Vivienda, Malestar, Juventud sin Futuro, frente al Plan Bolonia, etc.), base primera de la manifestación que se lanzara desde Democracia Real Ya.

l  ¿Es el 15 M un fenómeno “nuevo”? Como sus predecesores, el 15 M mantiene y saca lustre a la “hipersensibilidad frente al poder”, propio de los Nuevos Movimientos Globales que se leen en la democracia radical como sustrato (horizontalidad, deliberación) y opción de crítica (democracias desde abajo).

Veja mais...

Movimientos sociales en España de la crisis

Sesenta ciudades. Decenas de miles de participantes activos. Una semana de protestas y acampadas en clara desobediencia civil. Concentraciones de apoyo en lugares como Berlín o Nueva York. ¿Se trata de una “spanish revolution”, como afirma la cadena de noticias CNN? ¿O son simples “perturbadores”, como dejan entrever altos cargos del PP? ¿Hay posibilidad de considerarlos “amigos defraudados”, como afirmaba Alfredo Pérez Rubalcaba? En lo que sí hay consenso es en que las movilizaciones protagonizadas por la red Democracia Real Ya han removido las calles de este país, y con ellas todo el espectro político y mediático.

¿De dónde vienen estos ríos de “indignación colectiva”? ¿Por qué ahora? ¿Es tan sólo un chaparrón transitorio? Más allá del desencanto personal que expresan los manifestantes, Democracia Real Ya tiene sus claros antecedentes en diferentes iniciativas sociales surgidas en esta última década. El recurso a la acción en marcos electorales, mediante convocatorias abiertas y apartidistas, y desde un cuestionamiento de la democracia representativa, no es nuevo: recordemos el 13 de marzo de 2004, días después de los atentados terroristas del 11-M, con miles de personas desfilando por las calles gritando ya por entonces: “Lo llaman democracia y no lo es”; o unos años antes, en marzo de 2000, la realización de una consulta social sobre el tema de la deuda externa con 20.000 voluntarios desafiando, de nuevo, a la Junta Electoral Central.

Veja mais...
content top